La voluntad de Dios es que seamos santos y puros delante de Él.
"Fuimos Predeterminados"
Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad. Efesios 1: 4-5
Por: Pastor Dr. Miguel Bogaert, Marzo 5, 2012
OTROS MENSAJES DE INTERES
ARCHIVOS