La iglesia debe ejercitarse en la palabra, el entrenamiento es muchas veces más fuerte que la misma guerra.
"El cansancio espiritual"
Cuando David y sus hombres vinieron a Siclag al tercer día, los de Amalec habían invadido el Neguev y a Siclag, y habían asolado a Siclag y le habían prendido fuego. Y se habían llevado cautivas a las mujeres y a todos los que estaban allí, desde el menor hasta el mayor; pero a nadie habían dado muerte, sino se los habían llevado al seguir su camino. 1 Samuel 30:1-2
Por: Pastora Montserrat Bogaert, Diciembre 11, 2011
OTROS MENSAJES DE INTERES
ARCHIVOS